Fertilización y Embarazo (Explicado Paso a Paso)

Si una mujer y un hombre mantienen relaciones sexuales durante la ovulación, lo más probable es que ocurra el proceso de fecundación.

Cuando el hombre eyacula, deposita en la vagina entre 1,5 y 6,0 ml de semen, líquido que contienen alrededor de 75 a 900 millones de espermatozoides capaces de atravesar la vagina y “nadar” hacia el útero para encontrarse con el óvulo en la trompa de Falopio.

Para fecundar un óvulo sólo se necesita solo un espermatozoide.

Aproximadamente una semana después de que el espermatozoide haya fecundado al óvulo, este se convierte en un blastocisto multicelular, que tiene el tamaño aproximado de una cabeza de alfiler y es una bola hueca de células con líquido en su interior. Este penetra en el revestimiento del útero, llamado endometrio.

La hormona estrógeno hace que el endometrio se vuelva grueso y rico en sangre. La progesterona, por su parte, mantiene estas condiciones para que el blastocisto se adhiera al útero y absorba los nutrientes. Este proceso se denomina implantación.

Quiz: ¿Es tu período normal?

Realiza este test o cuestionario para aprender más sobre tu ciclo y período menstrual.
> Sí, quiero saber >

A medida que el blastocisto se desarrolla, comienza la etapa embrionaria, en la que las células internas forman una forma circular aplanada denominada disco embrionario, a partir de la cual surgirá un bebé. Las células externas se convierten en membranas delgadas, se multiplican y  se mueven hacia nuevas posiciones para eventualmente convertirse en el embrión. Después de aproximadamente 8 semanas, el embrión tiene el tamaño del pulgar de un adulto, pero casi todas sus partes, como el cerebro y los nervios, el corazón, la sangre, el estómago, los intestinos, los músculos y la piel, ya se han formado.

Durante la etapa fetal, la cual tiene una duración de 9 semanas después de la fecundación hasta el nacimiento, continúa el desarrollo a medida que las células se multiplican, se mueven y cambian. El feto flota en un fluido amniótico dentro del saco amniótico. En este punto el feto recibe oxígeno y nutrientes de la sangre de la madre a través de la placenta, una estructura en forma de disco que se adhiere a la pared interna del útero y se conecta al feto a través del cordón umbilical. El líquido amniótico y la membrana amortiguan al feto contra golpes y sacudidas en el cuerpo de la madre.

El embarazo tiene una duración media de 280 días, cerca de 9 meses. Cuando el bebé está listo para nacer, su cabeza presiona sobre el cuello del útero, que comienza a relajarse y ensancharse para que el bebé pase a través de la vagina. El moco que ha formado una especie de tapón en el cuello del útero se afloja y junto al líquido amniótico, sale por la vagina cuando se rompe la fuente de la madre.

Cuando comienzan las contracciones del parto, las paredes del útero se contraen al ser estimuladas por la hormona oxitocina pituitaria. Las contracciones hacen que el cuello del útero se ensanche y comience a abrirse. Después de varias horas de este ensanchamiento, el cuello uterino se dilata lo suficiente como para que el bebé pueda salir. El bebé es empujado fuera del útero, a través del cuello uterino, a lo largo del canal de parto. Por lo general a cabeza del bebé viene primero y tras su nacimiento se corta el cordón umbilical que se encuentra adherido a él.

La última etapa del proceso de nacimiento implica la expulsión de la placenta. Después que esta se ha separado del revestimiento interno del útero, las contracciones del útero la empujan hacia fuera, junto con sus membranas y fluidos.

IMPORTANTE:pcm-libro Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "Problemas del ciclo menstrual". Con el que serás capaz de conocer las causas, tratamientos y remedios de los problemas menstruales más comunes;

  • Dolor menstrual (dismenorrea)
  • Síndrome Premenstrual (SPM)
  • Migraña menstrual
  • Epilepsia menstrual
  • Menstruación irregular o ausente (amenorrea).
  • Y más, mucho más...